Una Base Segura

Las familias de hoy en día cada vez conocemos más las ideas y los conceptos derivados de la teoría del apego. Antes reservadas para los profesionales clínicos y responsables del trabajo con las familias, ahora son accesibles a un espectro mucho más amplio. El motivo principal es un cambio importante en la forma de entender y afrontar la crianza por parte de los padres. Ahora estamos más dispuestos a invertir tiempo y esfuerzo y buscar estilos de crianza que favorezcan el desarrollo de vínculos fuertes dentro del contexto familiar.

Uno de los conceptos claves para esta teoría y que es utilizado frecuentemente es el de Base Segura. Esta idea hace referencia a la responsabilidad de los padres de proporcionar una base de cariño y amor a los niños, para que éstos desarrollen una buena idea de ellos mismos y sientan que son capaces de salir a explorar el mundo más allá de sus padres.

EMPEZAR DESDE ABAJO

Hay que pensar que el niño comienza a “construir” su personalidad y su mundo interior ya desde muy pequeñito. Y como en cualquier otra obra de ingeniería, es importante que los cimientos sean sólidos para que soporten las diferentes capas que se van a ir añadiendo posteriormente. En este aspecto, los padres jugamos un papel fundamental: el niño va a construir esta primera capa  a través de la interacción con sus figuras de referencia (normalmente los padres, pero pueden ser los abuelos, tíos…). En estas primeras relaciones y comunicaciones, los adultos hemos de ser los encargados y responsables de que fluyan de manera óptima.

La teoría parece fácil: los padres hemos de tener una relación cálida y cercana con nuestros niños, donde las necesidades de éstos se vean satisfechas y sientan que los adultos estaremos ahí para ayudarles cuando lo necesiten”. Pero ¿cómo se compagina esto con todas las cosas que tenemos que hacer en nuestras rutinas diarias?

TIPS PARA UNA BASE SEGURA

  • Conectar: La conexión emocional debe ser una de las piedras angulares donde se fundamente la crianza de los niños.. Conseguir conectar con vuestros pequeños debe ser una práctica diaria, a la que debeis prestar atención y  tratar de incluir en vuestras rutinas. ¿Cómo se hace? Principalmente estando atentos a sus señales y facilitando la comunicación (mirándoles a los ojos, poniéndonos a su altura, teniendo contacto físico afectuoso…).
  • Disponibilidad Psicológica: Los pequeños deben interiorizar las figuras de sus padres como disponibles física y psicológicamente. Esto quiere decir que hemos de estar ahí cuando nos necesiten, y a través de “estar ahí” muchas veces, los niños “aprenden” que la próxima vez que nos necesiten vamos a estar presentes. De tal manera que si alguna vez les sucede algo y los padres no podemos estar ahí inmediatamente, ellos no se van a agobiar porque “saben” que en un momento u otro los padres vamos a aparecer para ayudarles.
  • Madre suficientemente buena”: Ya lo he mencionado en ocasiones anteriores. La idea de Donnald Winnicott de la “madre suficientemente buena” debe ser un básico en vuestros hogares. Los padres no podemos llegar a todo, ni saberlo todo, ni atender a cada una de las necesidades de nuestros pequeños de manera inmediata. Es simplemente imposible. Y hemos de aprender a vivir con ello. La neurosis que se crea intentando controlar todo lo que rodea a nuestros pequeños es más dañina para ellos, que el propio hecho de no poder controlarlo.

0 comments on “Una Base Segura

Leave Comment

Por favor completa estos datos para recibir nuestro ebook gratuito.

TALLERES IKFAMILY

Estamos trabajando en la próxima edición de los talleres de la escuela para padres de IKfamily. Déjanos tus datos para enviarte toda la información en cuanto tengamos todo listo.

Scroll Up