Reflexiones sobre el caso Iveco

Foto de @amseaman

Una mujer se suicidó la semana pasada después de que un vídeo suyo con contenido sexual se volviera viral en su empresa. Tenía 32 años y dos hijos. Una situación traumática que refleja uno de los “nuevos” problemas que debemos afrontar como sociedad.

Voy a aprovechar la controversia que ha levantado este caso para reflexionar sobre la educación sexual y la manera que tenemos de tratar la sexualidad en nuestras familias y en nuestra sociedad.

Creo que hemos de apostar por una educación sexual más completa y más coherente. Dejémonos ya, perdón por la expresión, de poner preservativos en penes de plástico (o en calabacines en el peor de los casos), y tratemos de acercar a los jóvenes la complejidad de su sexualidad de la mejor manera posible.

¿CÓMO LO HACEMOS?

  • Hemos de enseñar que el sexo y la sexualidad es algo natural, innato al ser humano y necesario para la propagación de nuestros genes. A parte de cumplir con una función biológica, es una actividad que produce placer, algo que todos (o casi todos) disfrutamos.
  • Hoy en día el sexo sigue teniendo asociado un componente oscuro, de culpabilidad, algo que debe suceder detrás de las cortinas, relegado a lo privado. El placer oculto de lo prohibido se podría decir. Y por ello vídeos de este tipo se convierten en virales de manera irracional, aprovechándose del morbo y del placer que produce en las personas saber de la vida íntima de los demás.
  • Hemos de trabajar los límites con nuestros niños. Tanto a nivel sexual como en otros aspectos de su vida. Hay que enseñarles a respetar la intimidad de los demás, y que en este mundo hiper-conectado en el que vivimos, hay que tener criterio y coherencia para decidir qué cosas está bien compartir y cuales no.

NIÑAS VS NIÑOS

  • La persona de este caso es una mujer. ¿Casualidad? Puede ser, aunque yo personalmente no lo creo. Hoy en día las niñas, las jóvenes, las mujeres, siguen sufriendo un trato diferente a los hombres en lo referente a su sexualidad. Siguen siendo etiquetadas y estigmatizadas, se les exige más auto-control y se les condena cuando expresan libremente su sexualidad. Si queremos criar mujeres fuertes, seguras e independientes ofrecerles una educación sexual abierta y completa, es un aspecto fundamental a trabajar. Mostremos sin tapujos a las niñas la maravillosa complejidad de sus cuerpos, capaces de producir vida desde la nada. Y enseñémosles a su vez a disfrutar y experimentar el placer con esos cuerpos de una manera natural y orgánica, libre de complejos, de sentimientos de culpa o de inferioridad.
  • De la misma manera, tenemos que educar a nuestros niños para que sean sensibles, respetuosos, abiertos y honestos (con los demás y con ellos mismos). Los chicos, una gran parte de ellos por lo menos, tienen una percepción distorsionada de la sexualidad, de la suya propia y de la ajena también. Hay mucho desconocimiento, mucha desinformación, muchos miedos y complejos. Esto provoca que los jóvenes tengan una aproximación al sexo muy brusca, guiada por el miedo a lo desconocido y la presión de los demás.

0 comments on “Reflexiones sobre el caso Iveco

Comments are closed.

TALLERES IKFAMILY

Estamos trabajando en la próxima edición de los talleres de la escuela para padres de IKfamily. Déjanos tus datos para enviarte toda la información en cuanto tengamos todo listo.

Scroll Up