El Ritmo

“Los días de nuestras familias están llenos de novedades, cambios y ajustes de última hora. Cuando preguntas a las familias qué es un día típico para ellas, frecuentemente comienzan la frase diciendo “No hay días típicos””(Kim John Payne).

Una de las ideas centrales de la filosofía de la “Crianza con simplicidad” que plantea este autor, es que debemos incrementar el RITMO de nuestras familias, para de esta manera conseguir facilitar la vida de nuestros niños de manera significativa.

LOS RITMOS MAYORES

Hay diferentes ritmos y patrones que condicionan nuestras vidas. El horario de trabajo, el calendario escolar, las diferentes estaciones o los ritmos circadianos ejercen una influencia muy importante sobre los individuos y la sociedad en general.

De esta manera aprendemos que el sol sale a cierta hora y se pone a otra. Que los días tienen ciertas horas de trabajo, y otras ciertas de ocio. Que durante el año el clima va cambiando de manera progresiva y constante, sin que seamos capaces de percibirlo.

Paralelamente, nuestras familias “aprenden” a seguir el tempo que establecemos los adultos. Frecuentemente nos dejamos llevar por las prisas y las urgencias que nos rodean, y esto no es lo adecuado para el desarrollo de los más pequeños. Éstos necesitan un entorno que puedan asimilar y que puedan entender, para empezar a construir su propia identidad con una base sólida.

QUE EL RITMO NO PARE

¿Qué implica para nuestras familias?

Los días con ritmo son aquellos que están llenos de actividades en familia, que se repiten frecuentemente y donde todos los miembros disfrutan y se sienten relajados porque saben que es lo que va a suceder. Hay una sensación de seguridad en el ambiente que beneficia el desarrollo de los más pequeños.

  • Actividades en familia– leer cuentos antes de ir a la cama, escuchar música por la mañana los fines de semana, preparar macarrones los martes… No han de ser actividades demasiado complejas, lo importante es que los miembros compartan juntos el tiempo.
  • Comidas familiares– comer y cenar en familia, todos juntos en la misma mesa tiene grandes beneficios para la salud de las familias y es una manera simple de facilitar la conexión entre los miembros.
  • Se repiten y son predecibles– los niños se sienten cómodos y seguros porque saben que hay ciertas rutinas que se van a repetir cada día. Saben que es lo siguiente que va a suceder y pueden estar tranquilos.

0 comments on “El Ritmo

Comments are closed.

TALLERES IKFAMILY

Estamos trabajando en la próxima edición de los talleres de la escuela para padres de IKfamily. Déjanos tus datos para enviarte toda la información en cuanto tengamos todo listo.

Scroll Up