Apego 1.0

Foto @paulasevillalabora

El apego se ha convertido en los últimos años en un concepto clave para todos aquellos profesionales que nos dedicamos a trabajar con las familias. Las numerosas investigaciones que se están llevando a cabo ofrecen información muy valiosa sobre la importancia de los vínculos familiares. Relaciones de apego seguras dentro del contexto familiar están estrechamente relacionadas con un mejor desarrollo, psicológico y social, de los individuos.

Y entonces ¿Qué es exactamente el apego?. Para Bowlby (1969) , padre de la teoría del apego “El apego es una unión emocional profunda y duradera que conecta a dos personas a lo largo del espacio y del tiempo”.

UNA NECESIDAD MÁS

Pero para Bowlby, el apego no era solamente un vínculo emocional de mucha intensidad. Él defendía que el apego es una necesidad básica más del ser humano (como la de techo o alimento) y que tiene una serie de comportamientos asociados que están dirigidos a satisfacer esta necesidad.

Algunas de estas conductas son:

  • Llorar: para atraer la atención del adulto.
  • Reir: para compartir su alegría.
  • Mirar a los ojos: como herramienta para conectar.

Estas conductas en el bebé y el niño, están dirigidas a crear un vínculo con su madre (y su padre). De la sensibilidad del adulto hacia estas señales va a depender la naturaleza o tipo de relación de apego que se va a establecer entre ambos.

BASE SEGURA

¿Y qué aspectos de la teoría del apego podemos aplicar en el día a día de nuestras familias? Hay muchos aprendizajes que podemos derivar de esta escuela de pensamiento. Para este post voy a destacar el concepto de Base Segura, que es una de las premisas clave del pensamiento de Bowlby.

Los padres han de proporcionar una base segura desde la que el niño se va a sentir confiado para salir a explorar el mundo.

  • Durante los primeros años de vida. Los padres ejercen de base segura de manera literal. Proporcionando al niño el apoyo y la seguridad física que necesitan. Cogiéndoles en brazos cuando están llorando, acariciándoles cuando se han hecho daño o dándoles un beso cuando están tristes.
  • Más adelante (a partir de los 2-3 años) el niño empieza a interiorizar a sus padres como alguien a los que puede acudir cuando tiene un problema. Si Ios padres han actuado de manera sensible ante las necesidades de sus hijos, los pequeños tendrán una imagen mental de sus padres como disponibles física y psicológicamente. Y ésta es la clave para que se dé un apego seguro.

“Ningún padre va a ser capaz de proveer con una base segura a sus hijos a no ser que entienda de manera intuitiva y respete los comportamientos destinados a establecer el apego por parte de los pequeños, y los valore como una parte intrínseca y de mucho valor de la naturaleza humana” (Bowlby, 1988).

0 comments on “Apego 1.0

Comments are closed.

TALLERES IKFAMILY

Estamos trabajando en la próxima edición de los talleres de la escuela para padres de IKfamily. Déjanos tus datos para enviarte toda la información en cuanto tengamos todo listo.

Scroll Up