Álbum de fotos vs. Instagram

Hemos pasado de los álbumes de fotos que tanto nos gustaban, y tanto “entusiasmo” causaban entre amigos y familiares cuando venían a visitarnos, a publicar casi exclusivamente en nuestras redes sociales TODO aquello que nos sucede. Es más rápido, más eficaz y llega a mucha más gente. Todo ventajas, ¿o no?

Los teléfonos móviles (las cámaras de fotos que llevan integradas) y las redes sociales han dado paso a una nueva manera de entender, no sólo la fotografía, sino la manera de interaccionar y relacionarnos con los demás. Compartir nuestras experiencias, nuestras vivencias, nuestras sensaciones es más sencillo, más asequible y más barato que nunca.

Según Pamela B. Rutledge, doctora en Psicología y responsable del blog The Media Psychology Blog, esta necesidad de compartir se da por diferentes razones:

1- Proporciona validación social a los padres, sobre todo para aquellos  que ven la familia como un logro social al que aspirar.

2- Permite que otras personas sean participes de nuestros éxitos como padres.

3- Es una manera de confirmar ciertas normas y roles sociales. La crianza es una tarea difícil y nos gusta saber que lo estamos haciendo bien.

4- Para muchos padres la crianza de sus hijos se convierte en la parte central de sus vidas y de esta manera se pretende normalizar este aspecto, re-afirmando tu identidad como madre y padre.

Dadas estas circunstancias, la realidad ha cambiado completamente y han surgido nuevas complicaciones inherentes a los nuevos tiempos y a la manera contemporánea de compartir contenido. Hemos pasado de pequeñas reuniones familiares donde se revisaban las fotos del viaje al extranjero o de las vacaciones en la playa, a plataformas donde las imágenes de nuestras familias pueden ser vistas por millones de personas de cualquier rincón del mundo.

En 2010, el 92% de los niños de Estados Unidos tenían presencia online antes de los 2 años de edad, a través de la combinación de sus padres compartiendo imágenes en sus redes y, en muchos casos, creando cuentas de Instagram y Facebook para los niños. Esta generación de niños está creciendo en Instagram, literal y metafóricamente” (Business Wire, 2010).

MI VIDA POR UN LIKE

El concepto de Sharenting nace de la fusión de las palabras share (compartir) con parenting (crianza), y hace referencia a aquellos padres que han adoptado como forma de vida compartir de manera constante sus experiencias familiares a través de sus diferentes redes sociales.

En muchos casos la motivación de los padres es hacer público (y notorio) aquello que están viviendo en el día a día con sus niños. Compartir sus penas y también sus alegrías: los primeros pasos de su bebé, sus primeras palabras, el primer viaje a la playa…

Pero ha surgido en los últimos años una motivación diferente y que está relacionada con la fama y la popularidad de los “influencers” y personajes de las redes sociales. Una foto, unos retoques, un filtro bonito, unos cuantos miles de like y la opción de poder vivir de ello. ¿Suena bien verdad? Esto es lo que piensan muchas familias hoy en día, el nuevo sueño americano. Las redes han permitido la democratización de la fama, el minuto de gloria parece cada vez más al alcance de un click.

LEER EL PROSPECTO

Pero como suele suceder frecuentemente, no es oro todo lo que reluce, y por ello es importante tener en cuenta una serie de condicionantes cuando vayamos a compartir contenido audiovisual en el que aparecen nuestros hijos en las diferentes plataformas.

  • Hay que entender bien la configuración y los settings de privacidad de las diferentes plataformas donde vamos a compartir el contenido. Especialmente si decidimos que van a ser vistos por el público general y no sólo por nuestros amigos o conocidos. Hay que preveer por ejemplo, que si añadimos cierta información estamos facilitando poder ser localizados en un momento determinado.
  • Tener en cuenta a los niños cuando publiquemos fotos suyas en nuestras redes. Pensar como les puede influir que los otros les vean de esa manera. Entender las implicaciones sociales de estas fotos y de las redes sociales, y ser flexible para quitar o eliminar alguna de ellas.
  • Explicar a los niños que los likes o “me gusta” son sólo reacciones y respuestas instantáneas y que (la mayoría de las veces) no implican emociones reales. Es importante que aprendan a relaitivizar el valor de las redes sociales desde pequeñitos.

Referencia: Should You Share Images of Your Kids Online? (Psychology Today)

0 comments on “Álbum de fotos vs. Instagram

Comments are closed.

TALLERES IKFAMILY

Estamos trabajando en la próxima edición de los talleres de la escuela para padres de IKfamily. Déjanos tus datos para enviarte toda la información en cuanto tengamos todo listo.

Scroll Up